no comments

Los niños con enfermedad de Crohn deben recibir mediciones de la edad ósea

Medir la edad ósea debería ser una práctica estándar de atención para los pacientes pediátricos con enfermedad de Crohn, con el fin de interpretar adecuadamente el estado de crecimiento y mejorar el tratamiento, según un nuevo estudio del Hospital Infantil Benioff de la UCSF.

“La edad ósea no sólo ayuda a predecir el potencial de crecimiento remanente de un niño, sino que nuestro estudio demuestra que la edad ósea es necesaria para interpretar correctamente el estado de crecimiento de un paciente de enfermedad de Crohn pediátrica”, señaló la investigadora principal del estudio, la Dra. Neera Gupta, gastroenteróloga pediátrica del Hospital Infantil Benioff de la UCSF.

La alteración del crecimiento y el retraso de la pubertad son complicaciones comunes en los niños con enfermedad de Crohn, ya que hasta el 80 por ciento de los pacientes muestran un crecimiento comprometido.

Típicamente, el crecimiento se interpreta en base a la edad cronológica del paciente, y el estado de crecimiento es uno de los factores clave que impulsan las decisiones terapéuticas.

En el estudio, los investigadores midieron la edad ósea con rayos X de la muñeca y la mano izquierda en 49 pacientes pediátricos de la enfermedad de Crohn cuyas edades oscilaban entre los 5 y los 17 años. La edad ósea es una medida de la madurez esquelética y, a medida que las personas crecen, sus huesos cambian de forma y tamaño. Con base en la apariencia de los huesos y las placas de crecimiento en la radiografía, un médico puede determinar la edad ósea. Los resultados pueden ser dados como un puntaje Z-, ya sea como promedio, que es cero, o como un número de desviaciones estándar por encima o por debajo de cero, teniendo en cuenta el sexo y la edad cronológica del paciente. La edad ósea alta se define como tener una puntuación Z de edad ósea (puntuación BA-Z) mayor que 2, y la edad ósea baja se define como una puntuación BA-Z menor que -2.

El estudio, “Determination of Bone Age in Pediatric Patients with Crohn’s Disease Should Be Part of Routine Care” (La determinación de la edad ósea en pacientes pediátricos con enfermedad de Crohn debería formar parte de la atención de rutina), se encuentra actualmente en línea en la revista Inflammatory Bowel Diseases (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22552908).

“Uno de nuestros hallazgos que me sorprendió fue que el 41 por ciento de nuestros pacientes tenían puntuaciones de BA-Z inferiores a -2. No esperaba que una proporción tan grande de pacientes tuviera este grado de retraso”, dijo Gupta.

La enfermedad de Crohn

Es un trastorno crónico caracterizado por inflamación en el tracto gastrointestinal. Es una de las dos principales subcategorías de enfermedades de la enfermedad inflamatoria intestinal, junto con la colitis ulcerosa. Aproximadamente una cuarta parte de los más de un millón de estadounidenses con enfermedad intestinal inflamatoria son diagnosticados en la niñez y la adolescencia. En pacientes pediátricos, la inflamación característica de la enfermedad puede llevar a una incapacidad para crecer normalmente. El crecimiento deficiente puede ser el único signo que presente la enfermedad de Crohn en niños y adolescentes.

La enfermedad está marcada por una respuesta anormal del sistema inmunológico del cuerpo. La causa no se entiende bien, pero probablemente tiene un componente genético y un desencadenante desconocido, según los investigadores.

La interpretación del crecimiento de un paciente cambia cuando se tiene en cuenta su edad ósea, y no sólo la edad cronológica. La información añadida también es útil para interpretar correctamente los incrementos de altura después de las intervenciones terapéuticas.

Necesitamos más estudios para comprender los efectos de la actividad de la enfermedad sobre el avance de la edad ósea y para determinar qué pacientes requieren una monitorización más frecuente de la edad ósea“, señaló Gupta.

Las mujeres en el estudio tuvieron puntajes promedio de BA-Z significativamente más bajos (-2.0) que los hombres (-1.1). Interesantemente, el equipo de investigación había reportado previamente que los hombres con enfermedad de Crohn tienen más problemas de crecimiento que las mujeres. Los investigadores continúan investigando las razones subyacentes de las diferencias de crecimiento entre los sexos. Ciertos factores – la raza caucásica, la exposición a esteroides, la localización de la enfermedad colónica, la etapa puberal más temprana y el tratamiento actual con el inmunomodulador azatioprina/6-mercaptopurina – también se asociaron con puntuaciones medias más bajas de BA-Z.

“Es importante saber que la inflamación activa puede estar presente incluso sin los síntomas intestinales clásicos como dolor abdominal, sangrado rectal o diarrea”, señaló Gupta. “El crecimiento deficiente puede ser el único signo de enfermedad activa. Incluir la radiografía como parte del cuidado rutinario permite una interpretación clínicamente más significativa del crecimiento estatural y por lo tanto nos permite mejorar nuestras recomendaciones de tratamiento”.

El equipo de investigadores del estudio incluye a Eric Vittinghoff, profesor del departamento de epidemiología y bioestadística de la UCSF; el Dr. Robert Lustig, endocrinólogo pediátrico del Hospital Infantil Benioff de la UCSF; y el Dr. Michael Kohn, profesor asociado del departamento de epidemiología y bioestadística de la UCSF.

El financiamiento fue proporcionado por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud, la Crohn’s and Colitis Foundation of America, y la Children’s Digestive Health and Nutrition Foundation (ahora conocida como la North American Society for Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition Foundation).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies